trenesdechinaViajar por China en tren es una de las experiencias que no debes dejar pasar si viajas al gigante asiático. Dependiendo del tipo de tren que escojas irás más o menos cómodo, pero lo que es seguro es que te permitirá vivir la China auténtica, convivir con locales durante muchas horas y experimentar cómo es su forma de vida en sociedad. Tendrás la oportunidad de sentirte un extraterrestre mientras todos te echan fotos o te miran y sonríen porque quizá haya pocas oportunidades (excepto en ciudades grandes) de ver a un occidental tanto rato tan de cerca.

Si estás aprendiendo chino es un buen momento para practicar el idioma, ya que los pasajeros con los que compartas viaje estarán encantados de hablar contigo. Es verdad que son lugares algo saturados y el contacto humano para algunos puede resultar incómodo, pero para mi es una de las mejores maneras de observar el paisaje desde la ventanilla y convivir con la auténtica esencia china de familias enteras que visitan a sus familiares en las zonas rurales y llevan con ellos estratosféricas cantidades de equipaje.

China cuenta con una línea de trenes bastante avanzada. Hay trenes de todo tipo, desde regionales hasta los que cubren grandes distancias. Los que son nuevos te sorprenderán porque tienen tecnología bastante avanzada, pero contrastan con trenes más antiguos, aunque igualmente efectivos.

Para viajes largos existen unos estupendos trenes-cama donde puedes escoger compartimentos de seis, cuatro o dos camas con sábanas limpias y bastante cómodas. Es una buena opción si vas a hacer un recorrido largo de muchas horas, tendrás que escoger tu plaza en primera clase si no quieres dormir en el suelo del tren o en los asientos que son bastante incómodos para tantas horas de viaje. En el tren podrás comprar cosas de comer, pero mi recomendación es que lleves contigo víveres.

Puedes comprar los billetes online o en la propia estación. Las mejores ofertas están en páginas en chino, así que si tienes un amigo chino lo mejor es que lo compre él, pero esta página en inglés te ayudará a saber precios y líneas orientativas.

Los trenes en China se saturan en épocas de vacaciones. Debes planear con antelación y comprar el billete con tiempo. También recomiendo esta web, donde podrás consultar cómo son los trenes de todo el mundo.

Comprar el billete

La mayoría de las ciudades importantes tienen una taquilla para extranjeros en la estación a la que puedes dirigirte si no hablas chino. Allí te atenderán en inglés, aunque probablemente la comunicación no resulte fácil.

Los billetes de tren no pueden comprarse antes de tres o cuatro días antes del viaje, así que deberás estar atento a comprar tu boleto a tiempo o te quedarás sin él.

Las vacaciones son unas fechas clave, normalmente hacia octubre, cuando se celebra la Fiesta de la Luna, las vacaciones del Nuevo Año Chino a finales de febrero y en verano. En estos días va a ser muy difícil encontrar un billete y los precios también suben bastante, ya que hay millones de personas que cruzan el país para visitar a sus familiares y las estaciones se convierten en botes de sardinas donde no te quedará más remedio que meter codo si quieres llegar a tu puerta de embarque con tiempo. Lo mejor para evitar estas situaciones es tener un amigo chino que te haga la gestión, pero si no es tu caso, puedes reservar tu billete en una agencia o preguntar en el hotel en el que te alojes. Si quieres asegurarte de que tienes billete de regreso, puedes preguntar en la estación de llegada o simplemente comprar el de ida y vuelta en la misma operación.

Los niños pueden conseguir descuentos en función de su altura y en mi opinión, una de las mejores maneras de viajar por China con niños es reservar un compartimento con literas para toda la familia, así tendréis la tranquilidad de que los niños pueden estar a vuestra vista sin tener que estar sentados tantas horas en un asiento de tren. En el caso de que viajen de noche, los pequeños también pueden compartir cama con los padres. Así se pueden ahorrar unos yuanes.

Lo más fácil para reservar trenes en China es usar la aplicación de Cleartrip, donde puedes ver las rutas disponibles y comprar el billete sin saber chino.

¿Qué asiento escoger?
Los asientos duros

Son muy baratos. Un trayecto entre Shanghái a Suzhou te puede costar alrededor de un euro en un tren antiguo, si el convoy es más nuevo puede rondar los 8 euros si escoges este tipo de asiento.

No son precisamente cómodos: la gente va sentada hombro con hombro en asientos corridos donde supuestamente caben tres personas. Los chinos suelen acomodarse bien, pero si tienes la piernas largas puedes estar sufriendo las 8 horas que dure el viaje sin saber dónde meter tus extremidades.

En las distancias largas, los apartados de equipaje suelen estar ocupados (muy ocupados) con objetos de todo tipo: melones, tuppers con huevos cocidos en su interior o bolsas inmensas con ropa o regalos que los chinos llevan a sus familias.

Los baños se limitan a un agujero en el suelo que se ensucia bastante a los pocos minutos de que haya empezado el viaje. No son demasiado recomendables… si no quieres vivir una experiencia 100% local y no estás acostumbrado.

Los asientos blandos y viajar en 2ª o 1ª clase

Hay bastante diferencia con el asiento duro y la diferencia de precio no es exagerada. Si compras este tipo de ticket te asignarán un asiento y no tendrás que pelear por poder sentarte o correr el riesgo de ir de pie o sentado en el suelo todo el viaje. Los vagones están bastante más limpios que los de tercera clase, con moqueta en el suelo, aire acondicionado, cortinas y baños limpios. Pueden costar sobre los 15 euros en viajes de Shanghái a Nanjin, por ejemplo, dependiendo de si el tren es lento o de alta velocidad.

Si escoges esta opción el viaje en tren es relativamente cómodo y podrás disfrutar de una partida de cartas o un buen té mientras ves pasar por la ventanilla los campos de arroz y las ciudades que dejas a tu paso.

Los trenes de alta velocidad ofrecen asientos en primera y segunda clase y son muy rápidos, reducen considerablemente el tiempo de viaje con respecto a los trenes convencionales. En un trayecto de Pekín a Shanghái un tren de alta velocidad puede llegar a tardar cinco horas, a diferencia de las 12 que tarda un tren normal. Los precios no son desorbitados, aunque sí sensiblemente más caros que las clases de otro tipo.

Precios en tren rápido: Alrededor de 200 euros de Pekín a Shanghái en primera clase, 100 euros en segunda y algunos trenes también cuentan con clase VIP. Aunque yo nunca he entrado en estos compartimentos, muchos cuentan hasta con internet.

Los trenes cama

La mayoría de las veces que he viajado por China he escogido este tipo de transporte: los trenes cama. Es mi manera favorita de viajar porque es barato y te ahorras la noche de hotel al mismo tiempo que cubres el recorrido.

Los trenes cama (duros) o hard-sleeper

Normalmente consisten en un compartimento abierto con seis literas que dan al pasillo y con asientos relativamente cómodos. Los precios varían dependiendo de la litera que escojas. La litera más alta es la más barata y en mi opinión, ideal para los altos ya que las piernas no chocan con las personas que pasan por el pasillo. En la cama de abajo puedes meter tus pertenencias debajo y cuentas con una mini-mesa y un asiento que no está mal para el viaje durante el día. La cama media es otra opción. Los precios rondan los 75 euros por un viaje de 22 horas (por ejemplo, de Pekín a Ghaungzhou, en el sur).

Los trenes cama blandos o soft-sleeper

Si buscas privacidad, este es tu tren. Podrás dormir en un compartimento de dos o de cuatro personas, con una puerta que puedes cerrar con llave, luz y auriculares. Los trenes más nuevos también tienen tele y lugar para enchufar el ordenador. Por supuesto, estos trenes son sensiblemente más caros que los demás y en ocasiones te pueden costar más que un billete de avión, aunque quizá te valga la pena pensando en que te ahorras la noche de hotel. Las quince horas de recorrido entre Pekín y Shanghái en un “luxury soft sleeper” pueden costar hasta 150 euros.

Los trenes de alta velocidad chinos

Este nuevo mapa de los trenes de alta velocidad en China hace que viajar por el país en tren sea más fácil.

china-railway

Recientemente se ha puesto a disposición de los usuarios de tren en China un nuevo mapa, que se puede consultar online y que proporciona una manera más clara y sencilla para recorrer el país. La red de alta velocidad ferroviara china se encuentra en un momento de rápido crecimiento.

Para aquellos que planean viajar por China, el mapa facilita saber dónde subir y bajar durante el recorrido por el país en tren. Eso sí, aunque se trata de trenes de alta velocidad, no debe confiar en la apariencia de distancias cortas que tiene el mapa entre estaciones, ya que la realidad es que hay varios cientos de kilómetros de distancia entre un punto y otro.

Mirando este plano, es difícil no caer en la cuenta del rápido desarrollo que ha logrado China en la construcción de su red ferroviaria de alta velocidad. Aparte de unas pocas líneas acondicionadas de velocidades convencionales, la mayoría de lo que se ve no existía hace apenas 10 años.

Los trenes de alta velocidad alcanzan velocidades de 200 km/h (124 mph). A partir de finales de 2014 se extendía 16.000 kilómetros (9.900 millas) por todo el país. Esa cifra se han incrementado con la apertura de nuevas vías de alta velocidad en Shanghai este mismo mes (junio de 2015).

Aquí puedes descargarte el mapa.