¿Dónde “poner el huevo” cuando te mudas a otro país?

Y después de las idas y venidas, de meter el jamón en la maleta, de las despedidas y el viaje… ya estamos aquí.
Y ahora, ¿qué?

Una sensación extraña. Esta vez no hay billete de vuelta.
Lo más parecido a un caracol con la casa a cuestas.

No te quedará más remedio que compartir piso a no ser que tengas un muy buen trabajo o que eso de vivir con flatmates ya se te haya pasado. Puede ser una faena si estamos acostumbrados a la comodidad de nuestra casita, pero lo cierto es que lo mejor que puedes hacer para empezar a empaparte de la cultura e introducirte poco a poco en la vida diaria es vivir con alguien que ya lleve unos cuantos meses o años en el país. Si son emigrantes como tú, mucho mejor. Podrán contarte los entresijos para buscar trabajo y los papeleos a los que los emigrantes nos tenemos que someter en algunas ocasiones.

En mi caso aparecieron… aparecieron ellos.
Una pequeña porción de Nepal en un edificio de nueve plantas.
Nuestra primera familia aquí y ya podemos decir, nuestros primeros amigos.

Puja, menuda, enérgica y nepalí hasta las trancas. Gracias a ella conocimos deliciosos platos típicos y muuucho sobre su país.
Satyaman, siempre prudente y sonriente.
y Sajal… más listo que el hambre.

Durante un mes compartimos todo con ellos. Incluso nuestros más y nuestros menos.
Pero siempre, siempre nos allanaron el camino.
Os los presento.

Y, si alguna vez queréis conocer el verdadero Nepal, esta pequeña, cariñosa y activa mujercita organiza unos viajes personalizados que habrá que probar en breve.

¿Alguien se apunta?
Shuva Ratri

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. ¡¡¡Yo me apunto al viaJE a Nepal!!!!

Comenta lo que quieras!

A %d blogueros les gusta esto: