Cuando viajamos al extranjero normalmente tendemos a relajar nuestros hábitos en cuestiones que normalmente mantenemos bajo control en casa. Pero tanto si eres un expatriado como un viajero, una cuestión a la que se debe dar mucha importancia es a la cobertura de salud ya que los accidentes pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento y sin una gestión adecuada del seguro de salud nos puede costar más de un disgusto.

Existen muchos seguros de salud dependiendo de las circunstancias y el periodo de tiempo en que vayamos a estar en el país.

segurodelviajero

 

Si vas a viajar

Los seguros de viajeros son los más usados por las personas que van a estar en el país por un periodo inferior a un año. Muchas compañías ofrecen beneficios que otorgan cobertura mientras se vive fuera por periodos cortos de tiempo así como durante un viaje. Hay algunas cuestiones a las que prestar más importancia si opta por un seguro de salud para viajeros.

La primera reside en fijarse en los límites de cobertura que ofrecen los servicios. Normalmente un seguro de viaje ofrece más coberturas que los seguros de salud internacionales ya que generalmente mientras se viaja los periodos de tiempo de exposición a accidentes son menores. Además existe la opción de la evacuación médica en el caso de que en el país en el que se encuentre no existan los servicios médicos que requiera en cada circunstancia. Es importante tener muy claro qué incluye este tipo de seguros y qué no y saber cómo actuar en el caso de que ocurra alguna incidencia desafortunada.

Los seguros de viaje suelen ofrecer otros servicios que no son médicos, como compensaciones por la pérdida de equipaje, vuelos cancelados o retrasados, robos y más circunstancias con las que un viajero puede encontrarse en su camino. Tener este tipo de coberturas puede resultar muy útiles en caso de encontrarse en alguna de estas poco deseables situaciones.

Los precios de estos seguros suelen calcularse dependiendo del destino en el que nos encontremos, la edad y la duración del viaje. Algunos agentes de seguros tienen en cuenta el historial médido a priori para calcular el precio de la cobertura, pero no todos lo hacen. Si se padece una dolencia previa es muy probable que el seguro de viaje no la cubra, aunque nos afecte en el momento de encontrarnos viajando.

Si eres expatriado

Los expatriados normalmente se inclinan por contratar un seguro de salud internacional. Este tipo de seguros son muy flexibles y permiten ajustar el tipo de cobertura con las circunstancias en las que nos encontremos y el presupuesto del que dispongamos.

Este tipo de seguros nos proporcionan asistencia médica en todo el mundo, donde el expatriado está cubierto de todas las necesidades relacionadas con la salud que requiera. Además, si se tiene que viajar a algún lugar para recibir un tratamiento, los seguros también suelen cubrir los gastos del billete.

Generalmente los seguros internacionales pueden renovarse de por vida, lo que significa que, si durante el tiempo en que estamos cubiertos por el plan, desarrollamos una enfermedad, la compañía no tendrá en cuenta esta circunstancia a la hora de la renovación del seguro solo porque el tratamiento resulte muy caro. Tampoco suelen aumentar las cuotas. Además, también son útiles en el lugar de residencia habitual, es decir, que podemos seguir utilizándolo si volvemos a casa.

Estas son algunas de las ventajas de un plan de salud internacional sobre un plan de viaje, aunque hay que tener en cuenta que las condiciones previas a contratar el seguro no son cubiertas por ninguno de los planes.

Especificamente para expatriados, aunque el empleador puede ofrecer el servicio médico en su pack, esta cobertura en algunos casos puede ser insuficiente. Por eso es importante revisar con atención los beneficios y los términos del contrato. En estos casos es positivo tener claro en qué casos estamos cubiertos para así poder contratar servicios adicionales privados.

Las políticas de salud internacionales son muy flexibles y se pueden añadir muchas coberturas adicionales, dependiendo de nuestras necesidades.

¿Cómo elegir un seguro?

Es muy importante hacerse esta pregunta: ¿qué voy a hacer? Definir nuestras necesidades en la mayoría de los casos simplifica la respuesta a esta pregunta. Si estás viajando y visitando un país en concreto, un seguro de viaje será la mejor opción, mientras que si eres expatriado, un seguro internacional puede evitar muchos problemas ya que tiene una duración más prolongada y ofrece más beneficios.

En el caso de que seas expatriado pero también viajes por el mundo, puede ser una buena idea considerar añadir seguros adicionales a la cobertura que hayas escogido, como los servicios no médicos que hemos mencionado anteriormente.

¿Por dónde empiezo?

Por supuesto, cada caso es un mundo y la mejor manera de tomar una decisión es hacer una investigación exhaustiva antes de contratar. Preguntar a amigos y familiares que están viviendo la situación a la que te vas a exponer pronto puede dar un punto de vista más acertado sobre qué seguros contratar.

Viajar y vivir en el extranjero es una experiencia maravillosa que todo el mundo debería experimentar alguna vez en la vida y, aunque los accidentes siempre pueden ocurrir, una preparación adecuada puede prevenir situaciones que pongan un punto amargo a la experiencia.