Hoy nos damos una vuelta por uno de los primeros festivales del verano: el Festival de Meadows. Desde el año 1974 el gran parque de Meadows se llena durante un fin de semana de actividades llevadas a cabo por personas voluntarias.

Las 20.000 libras que cuesta el festival también se consiguen mediante donaciones y acciones de recaudación de fondos durante el año. Y os puedo decir que les cunde. Allí puedes encontrar desde espectáculos de música de alto voltaje hasta espontáneos con sus guitarras sentados en el césped. Los campeonatos de habilidad de perros se juntan con competiciones deportivas para humanos.

Lo más destacable de este evento es la disparidad de personas diferentes que se reúnen sobre el mismo césped. No importa que seas mayor, niño, perro o discapacitado. Edimburgo, a partir de ahora, nos recibe a todos con los brazos abiertos.