Edimburgo a través de sus pelis

Edimburgo-peliculas

Aquí puedes escuchar el podcast si quieres 🙂

Hoy nos acercamos a la cara más cinematográfica de Edimburgo. Con sus siete colinas, sus innumerables puntos de vista y su envidiable situación entre el mar y la montaña, se ha convertido en el plató perfecto desde el nacimiento del Séptimo Arte. Uno de los primeros en rendirse a los encantos de la ciudad fue el mago del suspense en los años 30…

barrio-leith

Uno de los primeros en rendirse a los encantos de la ciudad fue el mago del suspense en los años 30… Hitchcock escogió Edimburgo para rodar su película 39 escalones, un film que contiene todos los elementos indispensables en las cintas del genial director: Un asesinato, un hombre inocente y grandes dosis de espionaje y persecuciones.

Una de las escenas míticas se desarrolla en un icónico puente que une la costa de Edimburgo con Fife.

50 años después, Danny Boyle rodó una escena inicial única en Trainspotting: un grupo de heroinómanos corren perseguidos por unos guardias de seguridad. Corren frenéticamente por Princess Street, Leith Street y Waterloo, situadas en el centro de la ciudad.

Si vives aquí puedes identificar claramente las localizaciones. La película está ambientada en los años 90 y retrata la vida de un grupo de jóvenes drogadictos del barrio de Leith, por aquel entonces era una zona conflictiva de la ciudad.

Yo ahora mismo os hablo desde ese mismo barrio y os puedo decir que se ha convertido en una de las zonas más animadas y menos peligrosas de la ciudad. Aún así, la película retrata historia de una generación perdida que transita -y que aún puede verse en la vida real- por la cara menos amable de la ciudad.

Y si hablamos de películas inolvidables no puede faltar Carros de Fuego. Este filme, que se llevó cuatro Oscars, narra las peripecias de dos atletas británicos en el contexto de los Juegos Olímpicos de 1924. La escena donde corren a cámara lenta por una playa, se rodó en la cercana Saint Andrews, en un lugar rodeado de acantilados que ha pasado a la historia del cine, junto a la banda sonora, compuesta por Vangelis.

Más recientemente hemos podido ver un magistral recorrido por la ciudad de Edimburgo en la película del Ilusionista, estrenada en 2010. Esta cinta de cine mudo recrea, en dibujos animados, el Edimburgo de los años 50.

Un viejo y frustrado llega a un pueblecito de Escocia, donde conoce a una muchacha que todavía cree en la magia y que lo acompañará a probar suerte a Edimburgo. Una película totalmente recomendable si os apetece una de esas pelis que terminan con una sonrisa.

 Os suena este discurso?

La famosa arenga de william Wallas a sus tropas está rodada en las tierras altas, entre otras muchas escenas. De hecho, existen rutas temáticas que llevan a los visitantes a los lugares donde Mel Gibson inmortalizó para el cine la historia del hombre que luchó por la libertad del pueblo escocés.

teatro-edimburgo

Esta es otra pequeña pincelada del magnetismo natural de este país, que lo convierte en el escenario perfecto para cualquier película. Silencio, se rueda.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Pedazo de post.
    Me encanto el poscad con los audios de las pelis 🙂

Comenta lo que quieras!

A %d blogueros les gusta esto: